Saltar al contenido

Qué ver en los Museos Vaticanos ✅

Qué ver en los Museos Vaticanos

Si deseas saber qué ver en los Museos Vaticanos has llegado al lugar indicado, porque soy un apasionado de ellos, por lo que quiero descubrirte en este post una de las principales atracciones de Roma para que tu visita sea lo más completa posible.

Si eres otro apasionado del arte o simplemente vas a viajar a Roma, en los Museos Vaticanos encontrarás obras de arte recopiladas durante más de 500 años por la Iglesia Católica, por eso, te quedarás impresionado cuando los visites.

Cada año estas estancias reciben más de 6 millones de visitantes anuales, entre otras razones, porque son la puerta de entrada a la Capilla Sixtina y una de las colecciones de arte más grandes del mundo.

⬇ Visita los Museos Vaticanos conmigo ⬇

Qué ver en los Museos Vaticanos: mi experiencia

He viajado varias veces a Roma y los Museos Vaticanos siempre han sido una de las visitas en mayúsculas de mi programa, ya que es imposible en un solo viaje, admirarlos por completo debido a su extensa colección. Por lo que hay que volver.

Si existiera un laberinto del arte éste sería los Museos Vaticanos, porque cuentan con decenas de salas temáticas, edificios pontificios, galerías de arte, monumentos, jardines y la grandiosa Biblioteca Vaticana para visitar.

Esta extensa colección de arte en todas sus vertientes, nació gracias a la creación de la colección privada del Papa Julio II en el año 1503, y año tras año, papa tras papa, ha ido aumentando su volumen.

Por eso, si quieres saber qué ver en los Museos Vaticanos para cuando los visites no perderte detalle has llegado al lugar adecuado, porque aquí, vamos a desgranártelos poco a poco.

Pero antes de meternos en profundidad, déjame darte algunos consejos para visitar los Museos Vaticanos que te serán de mucha ayuda.

consejos para visitar los Museos Vaticanos

Consejos para visitar los Museos Vaticanos

Como seguramente sea la primera vez que vivitas Los Museos Vaticanos y la Ciudad del Vaticano, aquí van algunos consejos prácticos que te brinda mi experiencia para que no pierdas detalle:

Museos Vaticanos evitar colas de entrada

No te voy a mentir, evitar las colas de entrada a los Museos Vaticanos es primordial, ya que son, sin lugar a dudas, las más largas colas de espera de todas las atracciones de Roma.

Hay quien las compara incluso con las de la Torre Eiffel de París.

Mi primer consejo es que vayas al menos una hora y media antes de la apertura de puertas, si no quieres hacer una cola de mínimo dos horas.

Museos Vaticanos evitar colas

Museos Vaticanos entradas y tickets para la visita

Puedes comprar las entradas a los Museos Vaticanos el mismo día de la visita, pero yo te recomiendo que compres la entrada anticipada en español online, ya que tienes acceso preferente, y por unos 4 euros de cargo por la reserva no vale la pena hacer tanta cola.

Haz una Visita Guiada a los Museos Vaticanos

De otro lado, hacer una Visita Guiada a los Museos Vaticanos es otro de mis consejos, ya que si no conoces en profundidad la colección, no podrás admirarla debidamente.

Además, incluye un guía en español experto que te acompañará no solo por los Museos Vaticanos, sino que te mostrará también la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro.

Además, no tendréis que esperar las largas colas y además os podrán recoger en el hotel (de forma opcional).

Museos Vaticanos Gratis

Museos Vaticanos Gratis

Los Museos Vaticanos son gratis el último domingo de cada mes, pero te advierto de nuevo, que si a diario ya es un caos acceder a ellos, este día es casi una hazaña conseguirlo.

La entrada está permitida hasta las 12:30 y tengo que advertirte que es imposible sacarla online por lo que tendrás que hacer cola.

De otro lado, procura estar bastante antes de su hora de apertura, ya que muchos viajeros y turistas quieren aprovechar la entrada gratuita lo que causa que las filas sean todavía más largas.

Sin embargo, te recomiendo que evites estos días y los de Audiencia Papal ya que es cuando más llena está toda la Ciudad del Vaticano.

Museos Vaticanos Horario

El horario de los Museos Vaticanos es de lunes a sábado de 9:00 – 18:00 horas (último acceso 16:00) y el último domingo de cada mes hasta las 14:00 horas.

como llegar a los Museos Vaticanos

Cómo llegar a los Museos Vaticanos: ubicación

Si te preguntas cómo llegar a los Museos Vaticanos y su ubicación específica aquí va toda la información:

A. Museo Vaticano Bus:

  • 49, parada enfrente de los Museos Vaticanos
  • 32, 81, 982, parada en la Plaza del Risorgimento
  • 492, 990, parada en la Vía Leone IV o en Vía degli Scipioni

B. Museos Vaticanos Metro:

Línea A dirección Battistini, paradas Ottaviano o Cipro.

C. Tranvía Vaticano:

19, parada en la Plaza del Risorgimento

D. Taxi:

La parada de taxi se encuentra frente a la entrada de los Museos Vaticanos.

⬇ Dirección de los Museos Vaticanos aquí ⬇

Cómo acceder a la Basílica de San Pedro

Cómo acceder a la Basílica de San Pedro: truco tamaño extra

Para acceder a la a la Basílica de San Pedro desde los Museos Vaticanos directamente y sin tener que dar la vuelta, te aconsejo que salgas por la parte derecha de la Capilla Sixtina.

De esta manera, evitarás salir del museo a la calle pero entrarás de lleno en la Basílica de San Pedro a través de un atajo que te llevará cuesta abajo hasta la entrada de la misma.

Recomiendo que visites la Plaza de San Pedro una vez termines de visitar los museos y la basílica.

Consejos ver Museos Vaticanos

Consejos específicos para visitar los Museos Vaticanos

  1. Evita ir cargado con grandes bultos: En el museo hay muchos objetos delicados y de gran valor, por lo que si llevas maletas o mochilas grandes igual te obligan a dejarlo en consigna y tener que volver a por ello.
  2. Usa el baño antes: Antes de empezar el recorrido, aprovecha para ir al baño en el hall de los Museos, después vas a encontrar mucha gente haciendo fila para el baño y no hay muchos baños.
  3. Hacer fotos: En casi todo el museo está permitido hacer fotos y grabar vídeo, con excepción de la Capilla Sixtina, y siempre que no se use flash. No se permiten palos selfie.
  4. Forma de vestir: Una visita promedio suele tomar entre 3 – 4 horas de caminata, así que lo ideal es llevar zapato deportivo-casual, ropa cómoda y modesta. A excepción de la Basílica de San Pedro en los otros museos se permiten hombros al aire.
  5. Busca información en sitios oficiales: vas a encontrar personas que te ofrecerán tours o información incorrecta, es mejor que busques los puntos de información oficiales u obtengas tus tickets online.

Qué ver en los Museos Vaticanos: salas principales

Los Museos Vaticanos son enormes y por lo que sería imposible verlos todos pieza a pieza ni en un año, así que imagínate en una sola jornada.

Por este motivo, te hemos indicado las salas principales que tienes que ver en los Museos Vaticanos para que te vayas conociendo al menos las obras de arte más importantes:

Pinacoteca Vaticana

Pinacoteca Vaticana

Comienza tu visita, después de admirar la terraza, Cortile della Pinacoteca, que da entrada al museo con la Cúpula de San Pedro al fondo, visitando la Pinacoteca Vaticana.

Si te apasiona la pintura, no puedes perderte las 18 salas que la conforman, organizadas del siglo XII hasta finales del XIX. ¿Pocas eh?

Esta colección de valor incalculable, nació gracias a la idea que tuvo el Papa Pío XI de organizar en un solo lugar, toda la colección de cuadros que anteriormente había pertenecido a diversos pontífices.

La Pinacoteca Vaticana posee más de 450 pinturas, entre las que se encuentran obras maestras de Giotto, Leonardo da Vinci, Rafael, Perugino y Caravaggio, entre otros grandes artistas.

Un dato curioso es que muchas de las obras expuestas actualmente fueron recuperadas tras el Congreso de Viena en 1815 de París.

Te aconsejo que después de ver a los autores más relevantes no pierdas mucho tiempo en ella, porque te queda mucho museo que recorrer.

Ya habrá tiempo de volver de nuevo en otra visita.

El Pabellón de las Carrozas

El Pabellón de las carrozas es un lugar muy curioso que fue creado por el Papa Pablo VI en 1973 y en el que se conservan las monturas, carrozas del siglo XIX, automóviles y palanquines usados por varios pontífices de la historia.

Además, entre estas joyas se encuentra un modelo en miniatura de la primera locomotora de la Ciudad del Vaticano (1929). A destacar, en particular, la Berlina de Gran Gala construida por el Papa León XII y usada hasta Pío XI.

Comentarte que si quieres visitar el Pabellón de las Carrozas está muy cerca de la pinacoteca, por lo que si avanzas en tu itinerario luego te será imposible hacerlo. Hazlo antes de ir al Patio de la Piña.

El Museo Gregoriano Egipcio

El Museo Gregoriano Egipcio

Si amas la historia antigua y la egiptología, el Museo Gregoriano Egipcio te facinará, ya que está compuesto por 9 salas que recogen monumentos y restos del antiguo Egipto.

Además, este museo fundado por el Papa Gregorio XVI en 1839, posee también dos salas que albergan obras de Mesopotamia y del Imperio Asirio.

Aquí encontrarás momias, ataúdes de leña sicomoro de la dinastía XXII, sarcófagos, estatuas, bajorrelieves, esculturas y también mosaicos de la era romana.

De las esculturas destacar la cabeza del Faraón Mentuhotep, de la dinastía XI, real fundador del Medio Reino y unificador del Alto y Bajo Egipto.

Así como la Yuya, una estatua colosal de granito oscuro que representa a la mujer del Faraón Sethos I, madre del célebre Ramsés II.

Lo dicho, si te gusta la egiptología y la historia de la civilización este espacio te fascinará.

Patio de la Piña

El Patio de la Piña o Cortile della Pigna

Después del Museo Gregoriano Egipcio, dirígete a respirar un poco de aire fresco al Cortile della Pigna (Patio de la Piña), donde podrás admirar el busto del emperador Augusto y la famosa obra ‘Sfera con sfera’ de Arnaldo Pomodoro.

Asimismo, este patio posee al lado del Palacio Belvedere también una gigantesca escultura de una piña de 4 metros de altura, hecha de bronce del siglo II d. C., que llama la atención de los visitantes por su belleza, y que a la vez, que da nombre al lugar.

La Galleria Chiaramonti

La Galleria Chiaramonti

Si vas a los Museos Vaticanos tienes que visitar La Galleria Chiaramonti, que conecta el Palacete de Belvedere con el resto de los Palacios del Vaticano.

Este espectacular pasillo lleno en sus laterales de esculturas romanas te enamorará tanto por la calidad de las obras como por la gran cantidad de ellas.

Los expertos aseguran que hay entorno a mil, por lo que sin lugar a dudas es una de las colecciones más increíbles de retratos romanos.

Museo Pío-Clementino

El Museo Pío-Clementino

El Museo Pío-Clementino fue fundado el Papa Clemente XIV en 1771 y modificado por Pío VI, todo con la finalidad de recopilar esculturas muy importantes, de los periodos griego y romano, aquí en el Vaticano.

Si sois amantes de la escultura, como es mi caso, no podéis dejar escapar en vuestra visita el Museo Pío Clementino y disfrutar de sus 12 salas llenas de arte e historia.

El Torso de Belvedere, el famoso grupo Laocoonte y sus hijos o Apoxiomeno de Lisipo, una copia romana en mármol de la estatua original en bronce griega, entre otras grandes obras, se encuentran aquí.

Patio de las Estatuas Octogono

El Patio de las Estatuas o Patio Octógono, es el núcleo original de esta colección de escultura clásica, y la historia dice que desde este punto del Museo Pío-Clementino, fue el lugar desde el que nacieron los Museos Vaticanos.

Sobre todo en el año 1506, tras el descubrimiento en Roma del grupo escultórico llamado Laocoonte y sus hijos, el cual, me fascina.

Dicen que cuando el Papa Julio II supo del hallazgo de la estatua, y por supuesto, verificó su autenticidad, la compró y la expuso en este patío junto a otras estatuas, y desde entonces, los museos fueron creciendo hasta la actualidad.

Galería de los Mapas Geográficos

La Galería de los Mapas Geográficos

De camino a la famosa Capilla Sixtina, todo el museo es como una especie de peregrinaje hacia ella, vas a recorrer la Galería de los Mapas Geográficos.

Una joya geográfica que el Papa Gregorio XIII encomendó y que contiene una serie de mapas topográficos de Italia pintados con base en dibujos del fraile y geógrafo Ignazio Danti.

La idea del propio autor, era que todo aquel que caminara por este admirable pasillo, sintiera que estaba realizando un paseo por los Apeninos, la espina dorsal de la península itálica.

Las Estancias de Rafael

Las Estancias de Rafael

Siguiendo a la popular Capilla sixtina, las Estancias de Rafael, son una de las principales atracciones de los Museos Vaticanos.

Estas salas constituían los apartamentos privados del Papa Julio II, quien encargó a Rafael la realización de los frescos.

Las Estancias de Rafael, son cuatro salas conocidas también como las Estancias Vaticanas encontrarse también en el Palacio Papal de la Ciudad del Vaticano.

Cuando Rafael se encomienda al Papa Julio II las salas ya estaban decoradas por otros grandes artistas como Perugino y Giovanni Antonio Bazzi, sin embargo, el Pontífice ordenó que las rasparan dándole plena libertad a Buonarroti.

El orden de entrada a las salas es Sala de Constantino, Sala del Heliodoro, Sala de la Signatura y Sala del Incendio del Borgo.

Frescos de la Sala de la Signatura.

Sin embargo, la más célebre es la Sala de la Signatura, que albergaba la biblioteca privada de Julio II.

En la Sala de la Signatura encontramos frescos que representan las cuatro disciplinas principales del saber: la Disputa del Sacramento (Teología), la Escuela de Atenas (Filosofía), el Parnaso (Poesía) y Las Virtudes cardinales y la Ley (Derecho).

La Capilla Sixtina Juicio Final

La Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina podemos decir que es la maravilla del Renacimiento. El arte del arte. El cielo en la tierra de lo artístico. Pura genialidad.

En el año 1508, el papa Julio II, encargó a Miguel Ángel la decoración de la misma, no contento con el techo estrellado que había en ella, y el resultado, fue una creación monumental que rompió los moldes del arte renacentista.

La culminación de la obra de Miguel Ángel, duró 4 largos años. Años en los que el artista se enfrentó a innumerables dificultades día tras día, llegando a poner seriamente en riesgo su salud.

La Capilla Sixtina Miguel Angel
Según los estudiosos esta figura ‘sin alma’ es el propio Michelangelo representado por el mismo.

De otro lado, en la decoración de la Capilla Sixtina también participaron con sus obras artistas como Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio y Cosimo Rosselli, entre otros.

Además, la Capilla Sixtina es famosa en todo el mundo por ser la sede oficial del Cónclave, es decir, la sala en la cual los cardinales se reúnen para elegir al nuevo Papa.

Añadir que esta nave individual que posee una bóveda de cañón, tiene las mismas dimensiones que las del Templo de Salomón en Jerusalén, obtenidas con las indicaciones del Antiguo Testamento.

La Capilla Sixtina creacion de adan
La Creación de Adán.

La primera vez que la visité, me llamaron muchísimo la atención las maravillosas pinturas que recubren la bóveda, entre las cuales destacan en el centro “La Creación de Adán ” y el inmenso “Juicio Final” que recubre la pared del altar.

No olvidéis salir al final a mano derecha, cuando terminéis de admirar la Capilla Sixtina, para acceder a directamente a la Basílica de San Pedro.

Escalera Helicoidal museos vaticanos

La Escalera Helicoidal

Si finalmente has salido a mano izquierda de la Capilla Sixtina, saldrás de los museos por la espectacular y majestuosa Escalera Helicodial.

La verdad que es una pena que estas escaleras se encuentren al final del recorrido, por lo que tendremos que elegir entre recorrerlas o ir directamente a la Basílica de San Pedro.

He de decir que en mi primera visita a los Museos Vaticanos pude admirar esta exquisita pieza de arquitectura proyectada por Giuseppe Momo en 1932.

Una curiosa escalera con una doble espiral helicoidal, por la que por un lado subes y el otro bajas.

Te recomiendo que le hagas una foto a la escalera desde arriba y otra desde abajo… ¡Mínimo!

Obras maestras e imprescindibles que ver en los Museos Vaticanos

Como en todo gran viaje  y visita a buen museo, hay obras maestras e imprescindibles que tienes que ver para poder decir que estuviste allí.

Obras de gran relevancia y de los artistas de mayor renombre, por esto, aquí te doy una lista de lo que no te puedes perder.

Obras maestras museos vaticanos

San Jerónimo Penitente, Leonardo

Una obra inacabada de Leonardo da Vinci. Una pintura realizada al temple y óleo sobre tabla en torno al 1480 y que nos muestra a un San Jerónimo penitente en el desierto.

Santo Entierro Caravaggio

Santo Entierro, Caravaggio

Un óleo sobre lienzo realizado entre el 1602-1604 por Caravaggio y que representa la deposición del cuerpo de Cristo sobre una lápida de piedra, por San Juan y Dicodemo.

Una obra encargada originalmente por Alessandro Vittrice para los altares de la Iglesia de Santa María in Vallicella.

Transfiguracion Rafael

Transfiguración, Rafael

Esta gran obra fue la última pintura que realizó Rafael entre el 1517-1520 y representa uno de los pasajes más misteriosos de los relatos evangélicos. 

Fue creada por encargo del cardenal Julio de Médici para la catedral de Narbona, lugar al que nunca llegó.

Sfera con sfera - Arnaldo Pomodoro

Sfera con Sfera, Arnaldo Pomodoro

Aunque no se trata de una obra maestra, sí que podemos decir que la conocida como la Esfera de Pomodoro, es una de las obras que más llaman la atención de los Museos Vaticanos.

Esta pieza forma parte de una de la serie de esculturas de bronce creadas por el escultor italiano Arnaldo Pomodoro para varios museos, entre ellos el de la Ciudad del Vaticano.

Augusto de Prima Porta

Augusto de Prima Porta

Una escultura de mármol que representa al primer emperador de Roma, César Augusto, con vestimenta militar y portando una espectacular armadura.

Fue realizada en torno al cambio de era y muestra la perfección simbólica del emperador. La encontraron en 1863 en la Villa de Livia, muy cerca de la Prima Porta.

Apoxiomeno de Lisipo

Apoxiomeno de Lisipo

Esta escultura de mármol de época romana, es una copia de un original griego realizado en bronce por Lisipo en el siglo IV a. C., y que aparece citado en la historia natural de Plinio el Viejo.

Representa a una atleta en el momento de raspar el sudor y el polvo de su cuerpo con un estrígil. Fue descubierto en 1849 en el barrio del Trastévere.

Apolo Belvedere

Apolo Belvedere

Esta escultura nos muestra al dios griego Apolo en una postura dinámica, caminando, con un pie adelantado sobre el otro, mientras que con su capa se apoya sobre su brazo extendido.

Le debe su nombre al haber sido expuesta en el Cortile del Belvedere del Vaticano, a partir de 1511, y su procedencia es desconocida.

Laocoonte y sus hijos

Laocoonte y sus hijos

Esta escultura de mármol representa el castigo a que fueron sometidos el sacerdote troyano Laocoonte y sus hijos, muertos por dos serpiente marinas.

La escultura fue hallada en 1506 en una viña cercana a Santa María la Mayor, un lugar que fue parte de la Domus Aurea de Nerón.

La creación de Laoconte y sus hijos suele considerante de la era cristiana, aunque otros expertos la sitúan, entorno al 30 o 40 a.C.

En el año de su descubrimiento, se identificó como la obra maestra de los escultores de Rodas: Agesandro, Atenodoro y el mismísimo Polidoro.

Una leyenda narra, que durante la guerra de Troya, Laocoonte, sacerdote troyano del dios Apolo, se opuso a la entrada del caballo de madera, dentro de las murallas de la ciudad.

Por lo que los dioses Atenea y Poseidón, favorables a los griegos, enviaron desde el mar dos serpientes monstruosas, que rodearon y asfixiaron a Laocoonte y a sus dos hijos.

Este grupo escultórico es el que dio inicio a la colección de los Museos Vaticanos.

Torso del Belvedere

Torso del Belvedere

El famoso torso de mármol forma parte de la colección vaticana desde el 1530 y 1536, y ya por entonces, se convirtió en una de las esculturas antiguas más admiradas hasta hoy.

Durante siglos el Torso del Belvedere ha sido sometido a varias interpretaciones, y la que más fuerza cobra, es la que lo identifica con el héroe de origen griego Áyax Telamonio mientras medita el suicidio.

La historia narra que durante la guerra de Troya el guerrero enloqueció cuando Ulises le quitó las armas de Aquiles.

La escultura, datada por el siglo I a.C., está firmada por el ateniense Apolonio, un artista que se inspiraría en un original de bronce probablemente.

De todas formas, sea cual sea tu interpretación o la mía, lo que está claro es que el Torso del Belvedere es una de las obras más increíbles que ver en los Museos Vaticanos.

Hércules del Teatro de Pompeya

Hércules del Teatro de Pompeya

Esta enorme escultura en bronce dorado del siglo II fue encontrada en 1864 muy cerca del Teatro de Pompeya.

Parece que fue alcanzada por un rayo y la abandonaron allí mismo, según las costumbres romanas, dejando al Hércules que se apoya sobre una maza a la vez que sujeta la piel del león de Nemea, solo durante siglos.

Y hasta aquí ha sido todo en este mega artículo sobre qué ver en los Museos Vaticanos. Esperemos que te sea de gran ayuda esta espectacular guía en tu viaje a Roma.

Y recuerda, no olvides que un saludo y… ¡A ser felices!