Saltar al contenido

Qué ver en Lisboa: cosas y lugares imprescindibles

Hay muchas cosas que ver en Lisboa y disfrutar debido a su gran historia y patrimonio cultural

Qué ver en Lisboa: tranvías por las calles.

Qué ver en Lisboa es una pregunta que muchos viajeros, que han escuchado hablar de las maravillas de la capital portuguesa, se hacen antes de decidirse por optar a descubrirla o cuando ya tienen claro que van a pasar unas vacaciones en ella.

La verdad es que hay muchísimas cosas que ver en Lisboa y que te van a enamorar cuando empieces a recorrerla y a saborear cada uno de sus hermosos rincones; eso mismo me pasó a mí cuando me adentré en la aventura de conocer esta hermosa ciudad a orillas del río Tajo.

Ésta es una de las ciudades más bellas y auténticas de Europa, que posee una rica y variada historia, y que ha sabido mantener sus tradiciones y profundas raíces a la vez que se ha reinventado con grandes pinceladas de modernismo que te dejarán sin habla.

Por estos motivos, voy a desvelarte en este artículo todo lo que la hermosa Lisboa tiene para ofrecerte, ya que se trata de una ciudad llena de luz y de gentes amables, por lo que resplandece con un estilo que la hace única y quiero que la descubras conmigo para que tu estancia en ella sea más que completa. ¡Empecemos!

⬇ Descubre qué ver en Lisboa conmigo ⬇

Qué ver en Lisboa

Son muchas las cosas que ver en Lisboa, una ciudad llena de vida y que te enamora desde un primer momento, por ello, te recomiendo que cuando la recorras lo hagas despacito, saboreándola, que no tengas la típica prisa del turista y la vivas a su ritmo.

De hecho, una de las cosas que me enamora de ella son sus increíbles barrios, ya que contienen toda la esencia de la ciudad. Pasear por Chiado, el Barrio Alto, la Baixa, Belem o Alfama, entre otros, te ofrece infinitos atractivos.

Tómate tu tiempo, pasea por su increíbles calles y avenidas, con sus aceras de mosaicos empedrados y edificios decorados con fantásticas fachadas de azulejos. Enamórate de sus tranvías y súbete al número 28, el cual atraviesa los distritos más populares de la ciudad.

“Lisboa es una ciudad llena de cosas curiosas que descubrir”

Acércate a orillas del río Tajo, que desde aquí parece un mar debido la inmensidad de su estuario. Disfruta de su gastronomía en las muchas terrazas de sus restaurantes, que sirven el famoso bacalhau, y de su deliciosa repostería, en la que triunfa los pastelitos de Belem.

Súbete a admirar Lisboa al atardecer desde alguno de sus famosos miradores, como el del Elevador de Santa Justa. En la ciudad de las siete colinas hay decenas de ellos. Descubrir todo lo que ver en Lisboa no es poco, pero hazme caso, hazlo poco a poco y sin prisa.

Antes de continuar, te recomiendo sí o sí, que te saques la Lisboa Card como yo hice, ya que te incluye todos los trasportes de la ciudad gratis, y además, muchísimas actividades y entradas a museos. Es súper económica y la vas a amortizar sin lugar a duda.

Yo, en el Elevador de Santa Justa con una panorámica que ver en Lisboa al fondo.

Cosas que ver en Lisboa

Son muchas las cosas que ver en Lisboa, una ciudad que se ha modernizado en un tiempo récord, así que no te pierdas ninguno de los puntos que voy a explicarte porque es una urbe que en cada rincón ofrece algo por descubrir y que te va a sorprender en cada paso que des.

De otro lado, aquí te dejo las mejores actividades y tours de Lisboa, por si te apetece contratar alguno, ya que muchas veces es muy interesante lo que te descubren en ellos, porque normalmente los secretos más grandes de ella no vienen en las guías de viaje. Aunque por mi parte voy a intentar desvelarte muchos.

Pero bueno, sigamos con esta guía sobre qué ver en Lisboa que he preparado para ti, basada en mi experiencia en una de las capitales más cosmopolitas de Europa. La bella ciudad lusa, histórica y bohemia donde las haya, es una de las ciudades europeas de moda, que posee un patrimonio histórico y cultural inmenso, y que tiene todas estas cosas para ofrecerte.

La Plaza del Comercio de Lisboa.

Praça do Comércio, un símbolo que ver en Lisboa

La Plaza del Comercio es uno de los grandes símbolos de la ciudad. Ésta se encuentra situada en la Baixa Pombalina a orillas del río Tajo. En esta plaza se encuentra el Café Martinho da Arcada, el más antiguo de la capital portuguesa, frecuentado por intelectuales en otros tiempos, además de muchos más restaurantes y cafés, y otros puntos de interés.

Aquí encontrarás la principal oficina de turismo de Lisboa, Ask Me Lisboa, en la que puedes recoger la Lisboa Card que has adquirido previamente (yo lo hice en la que está en el aeropuerto). Desde la Praça do Comércio podrás acceder a todos los lugares de la ciudad, ya que por aquí pasan muchos autobuses urbanos y tranvías, como el tranvía 15, que te llevará a la zona de Belem.

Señalar que, en la Plaza del Comercio se encontraba el Palacio Real, que fue devastado por el terrible terremoto de 1755 que asoló la ciudad. Después del acontecimiento, el Marqués de Pombal mandó reconstruirla en forma de U, el aspecto que tiene hoy en día. Disfruta de sus tres grandes edificios porticados y el espectacular arco que lo une con la Rua Augusta.

Arco da Rua Augusta desde la calle.

La Rua Augusta y su arco

La Rua Augusta es la calle principal del barrio de Baixa y conecta directamente con la Plaza del Comercio mediante el paso de su espectacular y bello arco triunfal. Su inicio se sitúa en la Praça do Rossio y es una de las calles neurálgicas de Lisboa, en la que podrás disfrutar de numerosas tiendas y restaurantes.

Lo más que más impresiona de ella es por supuesto su monumental arco, que posee un mirador que fue inaugurado en el año 2013 y desde el que disfrutarás de unas increíbles vistas de la ciudad, entre las que podrás ver el Castillo de San Jorge en todo su esplendor y la magnificencia del río Tajo. Aquí puedes sacar la entrada al mirador del Arco da Rua Augusta.

En Arco da Rua Augusta tiene sus orígenes tras el terremoto de 1755, y es desde entonces, un símbolo del renacimiento de la ciudad, iniciado de la mano del Marqués de Pombal. Sin duda alguna, es una de las cosas que ver en Lisboa que siempre quedarán en tu recuerdo después de visitar la ciudad.

Vista del Elevador de Santa Justa de Lisboa desde abajo.

Elevador de Santa Justa

Justo al lado de la Rua Augusta encontrarás el famoso Elevador de Santa Justa, que conecta la la Baixa con el barrio de Chiado, el más bohemio. Este elevador del año 1902 es otro de los iconos de la ciudad. Desde su terraza superior tienes unas de las mejores vistas de Lisboa.

Este elevador de hierro de estilo neogótico tiene 45 metros de altura. En su interior encontrarás dos ascensores para acceder hasta el nivel superior, en el que encontrarás: una cafetería, acceso a otra terraza en un nivel más elevado (el que te recomiendo) o bien salir por su pasarela hasta Chiado, donde podrás visitar las curiosas ruinas del Convento do Carmo.

Debido a que las colas para subir por el elevador son bastante largas, sube casi a última hora de la tarde, porque habrá menos gente y quedarás enamorado/a de los hermosos colores del atardecer lisboeta. De hecho, en la foto que aparezco más arriba me encuentro justamente en la pasarela al caer la tarde. Por cierto, tienes un viaje incluido en la Lisboa Card.

El barrio de Alfama es una de las cosas que ver en Lisboa más interesantes.

Barrio de Alfama

El barrio de Alfama es el distrito que mantiene la verdadera esencia de Lisboa, el más auténtico de la ciudad. Un laberinto lleno callejones empedrados y cuestas interminables, que se extiende desde la colina custodiada por el Castillo de San Jorge hasta orillas del río Tajo. Este es el barrio del Fado, la expresión musical portuguesa más famosa, expresada a ritmo de nostalgia.

Alfama hay que recorrerla a pie, no solamente cruzarla en el tranvía 28, como hacen la mayoría de turistas, porque está repleta de rincones llenos encanto. Piérdete por sus bonitos recovecos, saluda a sus amables vecinos y enamórate de toda su esencia, como yo hice. Personalmente, es además, el mejor lugar para comer, sus tabernas contienen los platos de la auténtica cocina portuguesa.

Asimismo, en sus pintorescas calles llenas de secretos y curiosidades podrás visitar lugares como la famosa Sé (la catedral de la ciudad), el Panteón Nacional de Lisboa o hermosos miradores como el de Santa Luzia, entre muchos otros. Sin duda, mi recomendación es hagas un free tour por el barrio de Alfama antes de adentrarte, así comenzarás a conocer la historia de la Lisboa más tradicional y podrás situarte mejor.

La Sé, uno de los imprescindibles que ver en Lisboa.

La Sé, una de las cosas que ver en Lisboa imprescindibles

Algo que ver en Lisboa que es bastante bello y particular es su catedral, la famosa Sé de Lisboa, la cual es además su iglesia más antigua, se encuentra en el barrio de Alfama. Este edificio, que data del año 1147, ha sobrevivido a varios terremotos, por lo que en la actualidad es el resultado de una mezcla de distintos estilos arquitectónicos, sobre todo en la parte interior.

Su exterior de estilo románico posee dos torreones a modo de campanarios, sin embargo, cuando te adentres disfrutarás de la mezcla de diferentes estilos. Lo que más me impacto de ella fue su preciosa capilla gótica llena de tumbas y el espectacular claustro. En la parte superior encontrarás la Sala del Tesoro, llena de objetos de gran valor de diferentes épocas.

Como nota curiosa, señalar que la mayoría de turistas buscan hacerse la foto perfecta delante de la catedral mientras pasa el preciado tranvía 28. Esta es una de las estampas más representativas de la ciudad. Desde luego, acércate a hacer una visita a la Sé porque te aseguro que merece la pena. ¡No olvides hacerte la foto!

Vista del Castillo de San Jorge desde una de sus torres.

Castillo de San Jorge

Después de más de ocho siglos el Castillo de San Jorge todavía sigue custodiando a la bella capital portuguesa. Esta fortaleza, conocida antiguamente como Castelo dos Mouros por su origen musulmán, es uno de los imprescindibles que ver en Lisboa, ya que la magnificencia del imponente castillo y sus espectaculares miradores cautivan a todos los que lo visitan.

Este castillo, ubicado en la colina más alta de la ciudad en pleno barrio de Alfama era una fortificación musulmana que fue reconquistada en el siglo XII por Alfonso Henríquez, primer rey de Portugal. Sus tropas estuvieron asediándola durante tres meses y ayuda de los cruzados, quienes veneraban al mártir San Jorge, de ahí el nombre del lugar.

Te recomiendo si quieres conocerlo con todo detalle, ya que es muy grande y está lleno de secretos, que te animes a hacer este tour por Lisboa y el Castillo de San Jorge que es súper económico y te incluye la entrada a la fortaleza y su visita guiada. ¡Ah! Y no olvides dentro del castillo hacerte la foto en su mirador principal con el Tajo y el puente 25 de Abril de fondo.

Mirador de Santa Luzia con sus pérgolas y vistas al Tajo

Mirador de Santa Lucía

El mirador de Santa Luzia es el más famoso de Alfama y probablemente el más romántico. Un lugar que posee el encanto de los pequeños rincones tan típicos de la capital lusa, con sus paredes de azulejos desconchados y unas pérgolas decoradas con buganvilias preciosas. Desde aquí disfrutarás de unas hermosas vistas del barrio de Alfama y del grandioso río Tajo.

Te recomiendo hacer al menos una parada en este mirador, sentarte en sus bancos y disfrutar de la música de alguno de los artistas callejeros que suelen ambientar el romántico lugar. Sobre todo, pásate al atardecer, aunque también puedes hacerlo después de visitar la Sé de Lisboa o el Castillo de San Jorge, ya que está muy cerca de ambos.

Por otra parte, junto a los jardines del mirador, encontrarás la bonita Iglesia de Santa Lucía, que tuvo que ser reconstruida tras el seísmo de 1755. Lo que más me gusta de ella son los azulejos que hay en las fachadas orientadas al mirador, en los que encontrarás escenas de la reconquista del Castillo de San Jorge y de la Plaza del Comercio. ¡Son hermosos!

Azulejo representando un espectáculo de Fado.

Ver un espectáculo de Fado

Cuando tengas la oportunidad de escuchar este estilo musical, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, te vas a emocionar como nunca llegaste a imaginar. El fado es un canto que remueve a todo aquel que lo escucha, un sentir salvaje para invocar vivencias de la vida que suele ir acompañado normalmente a ritmo de guitarra portuguesa y española.

En las calles de muchos barrios de Lisboa, pero especialmente en Alfama, se extiende el Fado a ritmo de nostalgia. “Un canto para sentir, no comprender o explicar”, como aseguraba Amália Rodrigues, la fadista más importante de todos los tiempos. Anímate a descubrir este canto con este free tour del Fado que te llevará por muchos rincones de su historia en la ciudad.

Rincones como el mural de Amália Rodrigues en Alfama o las calles en las que criaron los fadistas lisboetas más importantes en este barrio o en Mouraira, el distrito vecino. Mi recomendación es que durante la noche te animes a salir a cenar y a ver un espectáculo de fado en vivo. Es indescriptible lo que sentirás al escuchar a una fadista en una taberna lisboeta.

Fachada de A Casa dos Bicos con puntas en forma de diamante.

A Casa dos Bicos

Otro lugar interesante para conocer es A Casa dos Bicos. Un edificio que data del año 1523 y que tiene una clara influencia del renacimiento italiano. Su fachada con piedras talladas con forma de punta de diamante, conocidos como bicos, es preciosa y llama la atención de todos los viandantes que pasan frente a ella por la Rua dos Bacalhoeiros.

En este edificio, el cual sirvió incluso como almacén de bacalao, después de quedar destruido gran parte de éste tras el seísmo de 1755 (fue reconstruido en 1983), se encuentra la sede de la Fundación José Saramago. Lugar en el que hay una exposición permanente, en la que puedes, si te animas a visitarlo, tomar contacto con la vida y la obra del escritor portugués.

Asimismo, frente A Casa dos Bicos, encontrarás un olivo traído de la tierra natal del novelista José Saramago, en el que bajo éste se encuentran depositadas las cenizas del célebre escritor, que falleció el 18 de junio de 2010. ¡Pásate a conocer el lugar cuando estés por Alfama!

Que ver en Lisboa imprescindible: la Torre de Belem

Torre de Belem, un indispensable que ver en Lisboa

La Torre de Belém es una de las cosas que ver en Lisboa más bellas. Ésta se encuentra en el barrio de Belem donde está la desembocadura del río Tajo. Sinceramente es una visita que debes realizar sí o sí ya que es uno de los símbolos de la ciudad, además de ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su entrada está incluida en la Lisboa Card.

La construcción de esta espectacular torre data del siglo XVI y se llevó a cabo durante el reinado de Manuel I, para proteger la entrada al puerto de Lisboa a modo de fortaleza. Este monumento de estilo manuelino me cautivó cuando lo visité, ya que al adentrarse en éste es como si retrocedieras 500 años. En la torre hay muchísimas aperturas con vistas al Tajo preciosas además de muchos elementos defensivos.

Una de las curiosidades de la torre es que hay esculpida una figura de un rinoceronte en ella, ya que el rey Manuel I de Portugal, apodado el Afortunado, ordenó que se esculpiera en honor al primer rinoceronte que pisó el país luso. Este fue uno de los animales preferidos del monarca. ¿Serás capaz de encontrar la curiosa estatua?

El monasterio de los Jerónimos es una de las cosas que ver en Lisboa imprescindibles.

Monasterio de los Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos de Belem es otro indispensable que ver en Lisboa y que también ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sinceramente, cuando lo visité me quedé alucinado con todo lo que contiene, su grandeza y su increíble arquitectura de estilo manuelino (mezcla de motivos arquitectónicos del gótico tardío y renacentistas).

Éste también fue construido por orden de Manuel I de Portugal, rey que apoyó fuertemente las exploraciones portuguesas y contribuyó al desarrollo de los monopolios comerciales, para conmemorar el regreso de Vasco de Gama de la India, aunque hay expertos que señalan que nació como panteón de una fuerte dinastía de reyes. De hecho, tanto el rey como el navegante descansan aquí.

Existe un Tour por Belém y el Monasterio de los Jerónimos que recomiendo, porque te enseña los imprescindibles de la zona del barrio de los descubrimientos con todo detalle y sobre todo este monasterio. En esta actividad podrás conocer mejor cómo fue el auge del imperio portugués y te mostrarán los secretos y rincones más excepcionales de esta enorme abadía.

El Monumento a los Descubrimientos con el Puente 25 de Abril de Lisboa al fondo.

Monumento a los Descubrimientos

Este icono de Lisboa fue construido en 1960 a orillas del Tajo en la zona del barrio de Belém, para conmemorar los 500 años del fallecimiento del infante Enrique el Navegante, descubridor de Cabo Verde, Madeira y las Azores. Éste rinde homenaje también a 33 personalidades de la Era de los Descubrimientos, entre las que se encuentra una mujer, Felipa de Lancaster.

El imponente Monumento a los Descubrimientos, con forma de carabela, mide 52 metros, y tiene en su interior un sótano con una sala de exposiciones y un mirador con unas vistas grandiosas en las que se puede ver de forma privilegiada el Monasterio de los Jerónimos, y hacia el lado del río, el Puente del 25 de Abril y la imponente estatua del Cristo Rey.

Además, desde arriba del Padrão dos Descobrimentos, como se le conoce en portugués, podréis ver perfectamente la gigante rosa de los vientos que hay frente a su entrada, con un mapamundi sobre la historia de los descubrimientos. Sin duda, os recomiendo este free tour por Belém que os presentará el barrio con todo detalle y todo lo relacionado con esta gloriosa era.

Pasteles de Belém recién salidos del horno.

Los pasteles de Belem y su famosa pastelería

Los pasteles de Belem son una de las cosas que tienes que probar sí o sí cuando visites la capital lusa, y aunque es cierto que en otras pastelerías de la ciudad también los encontrarás, conocidos como pastéis de nata, dicen que los que hacen en la pastelería Pastéis de Belém, muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, son los auténticos.

Si tienes tiempo y las colas que se montan en esta célebre confitería no te lo impiden, por la espera, vale la pena que entres a probarlos recién salidos del horno. Puedes echar un poco de azúcar glasé o canela encima de ellos. ¡Están deliciosos! Normalmente suelen costar un euro la unidad. Este local abre normalmente a las 8 de la mañana.

Una de las curiosidades de esta pastelería decorada con preciosos azulejos, que elabora los pasteles desde 1837, es que su receta se ha trasmitido de generación en generación y la tienen tan protegida que sólo 3 personas en el mundo la conocen, por lo que firmaron un contrato de confidencialidad para salvaguardar el secreto de los auténticos pasteles de Belém. ¡Alucinante!

Estatua de Pessoa frente a Café A Brasileira en Chiado.

Chiado, el barrio lisboeta más bohemio

Chiado es sin duda el barrio más bohemio que ver en Lisboa, un distrito que se encuentra entre la Baixa y el Barrio Alto. Una de las zonas más bonitas y con movimiento de la capital portuguesa, por lo que cualquier visita a la ciudad no estaría completa sin un paseo por las calles del romanticismo portugués: fue el punto de encuentro de escritores y artistas.

Artistas y poetas que se encuentran inmortalizados en diferentes estatuas distribuidas a lo largo del barrio, como la de Fernando Pessoa. Ésta está delante de Café A Brasileira, un café abierto en 1905 y que es popular por su antigüedad y por vender el verdadero café brasileño. ¡No dudes en sacarte una foto junto al célebre escritor y aprovechar para tomarte un café en este local!

Asimismo, piérdete por la famosa Rua Garret, su calle principal, y descubre muchísimos sitios curiosos, como la Librería Bertrand, otra de las paradas clásicas en Chiado. Se trata de la librería más antigua en funcionamiento del mundo, que fue fundada en 1732 y forma parte del Libro Guinness de los Récords. Te prometo que Chiado te va a encantar, tanto por su belleza como por su ambiente.

Convento do Carmo, uno de los imprescindibles de lo que hay que ver en Lisboa.

Convento do Carmo, una de las joyas que ver en Lisboa

El Convento do Carmo es una de las cosas que más me fascinaron en mi visita a la capital lusa. Se trata de un antiguo convento gótico que casi no sobrevive al devastador seísmo de 1755. Digo casi porque lo que queda de él son sus muros exteriores y fachadas, unas impresionantes ruinas a cielo abierto que te dejarán con la boca abierta cuando te adentres en su interior (formadas por pilares y arcos), además de un curioso museo: el Museo Arquelógico do Carmo.

Este claro ejemplo del estilo renovador que posee la ciudad lo encontrarás en Chiado, justo al salir de la parte alta del elevador de Santa Justa. Primeramente encontrarás una puerta que hoy en día no tiene uso, pero que antiguamente tuvo mucha importancia, ya que se trataba de una puerta real que lo conectaba con el palacio real que había frente a éste en la otra colina. Fíjate que la decoración de ella está formada con flores de lis, que era la insignia de la dinastía Avis.

Si quieres acceder al templo gótico más importante de la ciudad hasta el terremoto, bello donde los haya, sigue los muros del convento hasta el Largo do Carmo, una bonita plaza que hay a solo un minuto desde la puerta antigua, allí se encuentra la fachada principal y su entrada. El acceso con la Lisboa card tiene un 20% de descuento. ¡Anímate a visitarlo y a conocer su museo!

Mapa de lugares que ver en Lisboa

Para hacerte la vida más fácil y el viaje más llevadero, he decidido incluirte este mapa de los lugares imprescindibles y diferentes cosas que ver en Lisboa que yo mismo me hice antes de visitar la hermosa ciudad. Estoy seguro de que te será de gran ayuda porque puedes ver por zonas todos los puntos de interés de este artículo y mucho más. ¡Ya me contarás!

Para finalizar, espero que tu visita a la capital portuguesa sea todo un éxito y saborees con calma todo lo que esta preciosa ciudad tiene para ofrecerte. Mi consejo es que vayas a tu ritmo, como te he dicho al principio, y te hagas un buen planning que seguir, aunque bueno, siempre podrás romperlo cuando más te convenga. ¡A veces perderse un poquito es una muy buena opción!

Además, espero de verdad que este artículo sobre qué ver en Lisboa te sea de gran ayuda para decidir, tengas el tiempo que tengas, qué cosas visitar en la hermosa ciudad lusa. ¡Hazte tu itinerario como más te apetezca y disfruta! Un saludo viajero o viajera.