Saltar al contenido

Monumentos romanos en España: las grandes joyas de Hispania

Estos son algunos de los grandes monumentos romanos en España que el Imperio romano construyó durante sus siete siglos de presencia en Hispania

Uno de los monumentos romanos en España más increíbles es el acueducto de Segovia.

Los monumentos romanos en España se cuentan por decenas, ya que durante los siete siglos que el Imperio romano dominó la Península Ibérica, la cual bautizó como Hispania, de ahí la derivación de este nombre a España, construyó grandes obras arquitectónicas para dejar constancia en aquellos tiempos de la grandiosidad de Roma.

Los romanos dejaron un importante legado arquitectónico en nuestro país y hoy en día podemos admirar muchos de los monumentos que se han conservado hasta nuestros días, y que hacen, que España sea uno de los países referentes culturalmente hablando del legado del pueblo romano.

Seguidamente puedes conocer los 12 grandes monumentos de este valioso legado del Imperio romano dentro de nuestros límites territoriales y que puedes descubrir si piensas viajar por España.

Monumentos romanos en España

Estos son 12 de los monumentos romanos en España con más renombre:

1. Teatro Romano de Mérida – Badajoz (Extremadura)

El Teatro Romano de Mérida es uno de los monumentos romanos en España de renombre.
Monumentos romanos en España | Teatro Romano de Mérida

Marco Vipsanio Agripa, amigo, yerno y fiel consejero del emperador Augusto (archiconocido por el Panteón de Agripa de Roma), promovió durante los años 15 y 16 a.C. la construcción de un teatro en la ciudad de Emerita Augusta, que hoy en día, es uno de los monumentos romanos en España más preciados. Un teatro que en sus orígenes tenía un aforo para 6.000 espectadores que disfrutaban de los juegos escénicos romanos.

El Teatro Romano de Mérida es edificio compuesto por un graderío con forma semicircular hecha de hormigón romano y revestido de granito. Frente a éste es posible admirar la escena para la realización de las actuaciones, pavimentada de mármol, y tres hermosas puertas acompañadas por varias estatuas.

Este monumento fue remodelado a finales del siglo I y principios II, cuando la actual fachada y la calzada que rodea el monumento fueron construidas. Esta espectacular obra es junto con el anfiteatro, que está dentro del conjunto arqueológico de Mérida, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1993.

2. Acueducto de Segovia – Segovia (Castilla y León)

Acueducto romano de Segovia, España.
Acueducto romano de Segovia

El acueducto de Segovia fue construido a principios del siglo II d. C. a finales del reinado del emperador hispano Trajano o a principios del de Adriano, no en la época de la dinastía Flavia como se creía hasta hace poco, y es sin duda uno de los monumentos romanos más espectaculares que hay en España.

Este imponente y bello acueducto de 15 kilómetros de longitud, mezcla de arquería y de canal subterráneo, posee 166 arcos de piedra granítica del Guadarrama formados por sillares unidos sin argamasa (material de unión), una genialidad arquitectónica, que hace que las fuerzas se vean equilibradas gracias a un perfecto estudio de empujes y peso de las piedras.

El primer tramo del acueducto va desde el Riofrío o La Acebeda hasta el primer desarenador. Para disfrutar de su punto más alto, 28 metros, hay que visitar la plaza del Azoguejo de Segovia. Su restauración se llevó a cabo en los siglos XV y XIX.

3. Parque Arqueológico de Segóbriga – Cuenca (Castilla la Mancha)

El anfiteatro romano de Segóbriga, Cuenca (España).
El anfiteatro romano de Segóbriga – Foto: Malopez 21

El parque arqueológico de Segóbriga es una de las joyas más importantes de nuestro país. Una ciudad romana que posee un trascendental pasado romano pero también celta, y que se sitúa, en un entorno conocido como el cerro de Cabeza de Griego en la localidad conquense de Saelices.

Los inicios de la construcción de su preciado teatro romano datan según los expertos de principios del cambio de Era, en la época de la dinastía julio-claudia, sin embargo, fue inaugurado en tiempos de Tito Flavio Vespasiano o de su hijo Tito, constructores del Coliseo de Roma, sobre el 78 d. C., según indica una enorme inscripción encontrada en los restos de sus ruinas.

Segóbriga fue económicamente muy importante para el imperio gracias a la gran calidad del mineral lapis specularis, utilizada para la construcción de ventanas y suelos de las domus, que se encontraba en cientos de minas repartidas por la provincia de Cuenca.

4. Baelo Claudia – Cádiz (Andalucía)

Baelo Claudia, ciudad romana en Cádiz (España)
Ruinas de Baelo Claudia – Foto: Ignacio Torres

Baelo Claudia es un Conjunto Arqueológico declarado Monumento Histórico Nacional que se encuentra en el término municipal de Tarifa. Esta ciudad-factoría posee un su estado de conservación excelente. Sus conservas y salazones, que dan origen a la salsa conocida como garum, fueron muy preciadas en época romana por lo que se exportaban a todo el imperio.

Por desgracia, en el siglo III esta ciudad fue afectada gravemente por un terremoto, y aunque muchos pobladores la abandonaron, un pequeño núcleo de población la siguió ocupando hasta principios del siglo VII, cuando fue abandonada por completo. Desde entonces, Baelo Claudia ha estado despoblada.

5. Itálica – Sevilla (Andalucía)

Itálica, uno de los monumentos de los romanos en España.
Monumentos romanos en España | Anfiteatro de Itálica – Foto: Diego Delso

Itálica es una espectacular ciudad romana muy bien conservada que se encuentra en el Bajo Guadalquivir, entre Sevilla (Hispalis) y Alcalá del Río (Ilipa), en la localidad de Santiponce, y que está muy cerca de las rutas que conectaban una zona de explotación minera de la Sierra Norte de Sevilla y Huelva. Esta ciudad tuvo un relevante rol estratégico, a nivel económico como político-militar en tiempos del Alto Imperio Romano. Las 52 hectáreas que posee así lo constatan.

El origen de Itálica data del año 206 a.C., en el contexto de la segunda Guerra Púnica, cuando el general Publio Cornelio Escipión derrotó a los cartagineses en la Batalla de Ilipa y creo una avanzadilla de legionarios en el Cerro de San Antonio, donde había una colonia turdetana desde el siglo IV a.C. Al principio ambas culturas convivieron pero pronto los romanos impusieron sus costumbres sociales y modos políticos.

Durante la segunda mitad del siglo I a.C. Itálica logró el estatuto municipal y más tarde el de colonia, en tiempos del emperador Adriano (117-138 d.C.), por lo que se fue administrativamente equiparada a una metrópoli. Las ruinas de su enorme anfiteatro y del templo de Trajano son toda una delicia.

6. Teatro romano de Cartagena – Cartagena (Región de Murcia)

El teatro romano de Cartagena es uno de los monumentos romanos en España más importantes.
Teatro romano de Cartagena

El teatro romano de Cartagena fue construido entre los años 5 y 1 a. C. en la antigua Carthago Nova (actual Cartagena), conocida así desde la conquista de los romanos hasta la dominación bizantina. Éste poseía una capacidad para unos 7000 espectadores y se mantuvo en en uso hasta el siglo III, cuando varias edificaciones fueron superpuestas. Sus principales accesos se encontraban a través de dos pasillos laterales que poseen puertas en las que en los dinteles se encuentran dedicatorias a Lucio Caesar y Caio Caesar. Las gradas (cávea) están compuestas por tres sectores horizontales y divididas al mismo tiempo por cinco escaleras radiales.

Su construcción se llevó a cabo en la época de mayor apogeo urbanístico de la colonia como así prueban los distintos elementos encontrados y sus inscripciones. No es de extrañar que su estilo arquitectónico es propio de la arquitectura oficial llevada a cabo por el primer emperador de Roma: el emperador Augusto.

La espectacular riqueza de las piezas encontradas en las distintas excavaciones ha ofrecido a Cartagena la oportunidad de contar con un nuevo espacio museístico excepcional. Te recomiendo que visites este teatro cuando tengas la oportunidad, ya que es uno de los monumentos romanos en España que te trasladarán a la época de los inicios del imperio.

7. Tarraco – Tarragona (Cataluña)

Anfiteatro de Tarraco ciudad romana en España.
El anfiteatro de Tarraco junto al mar

La antigua ciudad romana de Tarraco, conocida entonces como Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco, fue una de las principales ciudades de Hispania, capital de la provincia Hispania Tarraconensis o Hispania Citerior, en tiempos del Imperio romano.

Antes de la época romana el término municipal estuvo poblado por íberos, lo que tenían realizaban intercambios comerciales griegos y fenicios establecidos en la costa. Las tribus ibéricas se encontraban sobre todo en el valle del Ebro. No es de extrañar, que en el término municipal de Tarragona se hayan encontrado pruebas de colonización en forma de hallazgos desde el siglo V a. C.

Los restos romanos de la Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco han sido de gran valor para el desarrollo del plan urbanístico de muchas de las capitales del mundo, y son el testimonio elocuente de una significativa etapa en la historia de las tierras mediterráneas en época antigua, por ello, la Unesco la incluyó en la Lista del Patrimonio mundial.

8. Villa romana de las Musas – Arellano (Comunidad Foral de Navarra)

El mosaico de las musas es uno de los principales monumentos romanos en España.
Mosaico romano de las Musas – Foto: PepeEfe

Esta villa romana, Villa de las Musas, debe su nombre al fascinante hallazgo del grandioso mosaico romano de “las Musas”, el cual se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico Nacional, aunque hoy en día los que la visitan pueden admirar una reproducción realizada minuciosamente en ella. El mosaico recibe este nombre gracias a la representación de las nueve diosas y de la de sus maestros que hay en éste..

El yacimiento arqueológico sitúa la construcción de esta villa entre los siglos I y V d.C., tras la datación de los restos encontrados. La excavaciones hechas en la Villa romana de las Musas esta han logrado mostrar tanto dependencias de los siglos I y III d.C, que se vinculan con la producción del vino (se ha encontrado un curioso catavinos de cerámica), como de épocas posteriores, en las que se convirtió en una lujosa residencia de campo que guardaba relación con el culto a Cibeles y a su hermoso hijo y amante Attis.

9. Ampurias – Girona (Cataluña)

Ciudad griega y romana de Ampurias.
Ruinas de Ampurias – Foto: Caos30

Los historiadores coinciden que la ciudad de Ampurias fue puerta de entrada tanto de la cultura griega y como la romana a la península Ibérica. Fundada en el 575 a. C. por colonos de Focea era un importante enclave comercial en la zona del Mediterráneo occidental, en la que la salida a este mar estaba abierta para muchas civilizaciones.

En este enclave se encuentran conservados restos de una ciudad griega (la colonia de Emporion) y de los de una ciudad romana (Emporiae) levantada a principios del siglo I a. C. encima de las estructuras de un antiguo campamento militar romano que construido allí un siglo antes.

10. Puente Romano de Alcántara – Cáceres (Extremadura)

El puente romano de Alcántara es uno de los monumentos romanos de España.
Puente romano de Alcántara

Cayo Julio Lacer fue el preciado arquitecto romano, de tiempos del emperador Trajano, que diseñó está magistral obra de arquitectura romana construida sobre el río Tajo en el siglo II d.C. Este puente muestra claramente las tres cualidades romanas que pedían este tipo de estructuras: que fuera útil, firme y… ¡Hermoso! Sin duda, uno de los monumentos romanos en España para la eternidad.

De hecho, su autor dejó reflejado en el puente romano una escritura que reza: ‘Pontem perpetui masvrvm in secula mundi’, el puente que persistirá en pie durante los siglos del mundo.
Señalar que la villa de Alcántara, que significa puente en árabe, se construyó más tarde de la creación del puente, el cual fue creado inicialmente para servir como vía de comunicación entre los pueblos del imperio.

11. Minas de oro de las Médulas – León (Castilla y León)

Vista desde las alturas de las minas romanas de oro de las Médulas.
Minas romanas de oro de las Médulas

Las Minas de oro de las Médulas, situadas en la comarca de El Bierzo, están consideradas como la mayor explotación minera de oro a cielo abierto de todo el Imperio romano por lo que su valor es, y fue, enorme. Este paisaje cultural tiene la denominación de Parque Cultural hoy en día.

En este curioso y bonito entorno paisajístico, situado en las cerca de la localidad homónima, los trabajos de ingeniería realizados para la extracción del valioso mineral alteraron considerablemente el medio ambiente. Lo que causó un paisaje único de arenas rojizas, que en estos tiempos, se encuentra cubierto en parte por abundante vegetación de robles y castaños. Su belleza no tiene parangón.

12. Muralla Romana de Lugo – Lugo (Galicia)

Las murallas de Lugo: consideradas uno de los monumentos romanos en España más valiosos.
Monumentos romanos en España | Exterior de las murallas de Lugo.

La muralla romana de Lugo es la única del mundo que se mantiene completa, por lo que en el año 2000 fue inscrita en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. Ésta rodea el casco histórico de la ciudad gallega.

Esta muralla se construyó hace más de 17 siglos bajo las directrices de las distinguidas obras de Vitruvio y era el gran elemento de defensa de la antigua ciudad romana de Lucus Augusti, fundada en nombre de Augusto en el 13 a.C por Paulo Fabio Máximo.

La grandiosa construcción cuenta con más de 2 km de longitud y posee 10 puertas. Desde luego, recorrerla en su parte alta es una experiencia fascinante, ya posee tramos que alcanzan los 7 metros de anchura. Además, todavía posee 71 torres de las 85 que tenía en sus orígenes, por lo que recorrerla es sin duda todo un viaje a la Roma Imperial.

Mapa de los monumentos romanos en España

Espero que este artículo sobre los monumentos romanos en España te haya gustado. Me gustaría preguntarte si crees que… ¿hay alguno más que piensas que debo incluir en la lista? Dímelo en los comentarios y así ampliamos este post. ¡Muchas gracias! ¡Un saludo!