Saltar al contenido

Los 10 pueblos más bonitos de España

Hacer una lista de los pueblos más bonitos de España "no es tarea fácil"

pueblos más bonitos de España

Plasmar los pueblos más bonitos de España en un listado, sinceramente, no es tarea fácil, sin embargo, en este artículo voy a procurar enumerar los que para mí lo son; basándome en mi experiencia al viajar por España y la de los usuarios que han votado en las distintas encuestas realizadas en diversas revistas y blogs de viajes.

De otro lado, hay que saber que este país guarda multitud de tesoros por todos lados, por ello, hacer esta lista puede resultar excluyente para algunas hermosas poblaciones que bien merecen estar también en ella. Pero bueno, en mi caso, procuraré ir ampliándola poco a poco, para que disfrutéis y conozcáis la mayoría de los pueblos dignos de estar también incluidos. ¡Vamos con ello!

Los pueblos más bonitos de España

1. Santillana del Mar – Cantabria

Uno de los pueblos más bonitos de España es Santillana del Mar.
Los pueblos más bonitos de España – Colegiata de Santillana del Mar

El primero de mi lista de los pueblos más bonitos de España es Santillana del Mar, una antigua villa de gran valor histórico-artístico situada en la costa occidental de Cantabria. En mi caso la he visitado más de 20 veces. Me encanta. Como nota curiosa, dicen de ella que es el pueblo de las tres ‘mentirijillas’, ya que no es santa, ni es llana, ni tampoco tiene mar.

Y aunque no haga honor a su nombre, es definitivamente, un monumento en sí misma, ya que visitarla es como hacer un viaje retrospectivo al medievo durante nuestros días. Aquí la tradición cántabra más arraigada se encuentra a pie de calle, ya que encontramos herreros, artesanos de la piel, comercios y locales gastronómicos por toda la hermosa localidad, premiada como la más bonita de España varias veces.

La sidra, los ‘sobaos pasiegos’ y la leche fresca de las vacas que pastan sus montes son el mejor reclamo para los que se atreven a acercarse hasta Santillana a probar sus delicias naturales. Aunque lo que más publicidad le hace es fascinante Cueva de Altamira, calificada como la Capilla Sixtina del arte rupestre, porque tiene posiblemente las pinturas prehistóricas más famosas del mundo.

2. Albarracín – Teruel

Albarracín se encuentra entre los pueblos más bonitos de España.
Albarracín y sus murallas – Foto: Juan Carlos Gil

Otro de los pueblos más bonitos de España que bien pueden encabezar esta lista es Albarracín, un lugar ubicado en la provincia de Teruel que te transporta al medievo. En mi caso lo he visitado muchas veces, ya que desde que era pequeño recorrer sus calles, y las majestuosas murallas que rodean totalmente su casco histórico, es una experiencia única.

Te invito a adentrarte por el laberinto de sus hermosas calles formadas por casas color rojizo con grandiosas puertas y balcones señoriales realizados en exquisita forja y madera tallada. No te pierdas tampoco su Alcázar (Castillo) ni la catedral de San Salvador, que se asienta sobre los restos de un antiguo templo románico de más de 1300 años.

Asimismo, pásate por su bonita Plaza Mayor y disfruta de las vistas del mirador que se encuentra allí. De otro lado, cuando la visites pregunta por la Casa Azagra, la única casa azul de la ciudad, es muy curiosa. Realmente, espero haberte convencido para que visites esta localidad que es Monumento Nacional desde el año 1961 y está llena de vestigios de distintas culturas del pasado.

3. Cudillero – Asturias

Puerto de Cudillero y sus casas de colores en la ladera.
Los pueblos más bonitos de España – Paseo marítimo de Cudillero

De Cudillero podemos decir que es un pueblo colgado, tal cual, ya que se encuentra asentado en un acantilado, lo que con sus hermosas casas de colores, asentadas como asientos de un anfiteatro, hacen que sea uno de los balcones de cara al mar Cantábrico más bonitos de Asturias. Más de 20 años he estado de visita en este principado con mi familia y este pueblo es uno de nuestros lugares favoritos.

Una de las curiosidades de Cudillero es que, los distintos colores de sus casas tienen su origen en la pintura que usaban los marineros para pintar sus barcos. Además, este símbolo icónico asturiano posee un puerto pesquero de esos de cuento, el cual da entrada por mar a un pueblo en el que sus calles y callejuelas parecen que han permanecido sin cambios desde hace un par de siglos.

En este pueblo, que trasmite pesca y mar por todas partes, atrévete a recorrer su centro neurálgico, su estampa más reconocible, en el que encontrarás la encantadora plaza de la Marina. Luego adéntrate en la ruta de los miradores y disfruta de unas imágenes de ensueño. ¡Podrás sacar fotografías de revista en ellos! Tampoco te pierdas su mágico faro, y por supuesto, pásate a comer en alguno de sus restaurantes, en los que disfrutarás de la preciada y original comida asturiana. ¡Vas a enamorarte del lugar!

4. Cadaqués – Gerona (Cataluña)

Cadaqués se encuentra en la Costa Brava.
El romántico paseo junto al mar de Cadaqués

Cadaqués es un pueblo marinero aislado en el Cap de Creus, en la comarca del Alto Ampurdán, en la Costa Brava que tienes visitar si lo tuyo es la tranquilidad y huir del turismo masificado que llena muchas localidades del mar Mediterráneo. Éste se sitúa en un entorno natural privilegiado en el que hay muchas playas y preciosas calas en las que desconectar.

Las hermosas casas blancas de Cadaqués ubicadas casas delante de sus pequeñas calas, su romántico paseo al lado del mar, que llega hasta el faro de Cala Nans, así como sus empinadas y estrechas callecitas son algunos de sus principales atractivos. Así como la Casa-Museo de Salvador Dalí, una visita obligatoria en Portlligat, ya que esta zona fue de gran inspiración para el artista.

El paisaje, la estupenda conservación patrimonial y su enorme belleza, en parte, a su casco antiguo formado por callejuelas de origen medieval hace que recorrerlo con calma sea toda una delicia. Acércate a conocer la bonita iglesia de Santa María, la que ubicada en lo más alto de Cadaqués brinda una estampa única desde el mar. Y por supuesto, disfruta de su deliciosa gastronomía marinera.

5- Peñíscola – Castellón (Comunidad Valenciana)

Peñíscola es uno de los pueblos más bonitos de España.
Playa de Peñíscola con el castillo al fondo

Peñíscola es toda una delicia en la que no solamente disfrutarás del mar Mediterráneo y del solazo que suele brillar allí, sino que es un pueblo que ha guardado ese encanto que ha ido adquiriendo en sus siglos de historia. Esta localidad de Castellón es sin duda una de las más valoradas por los viajeros que buscan relajación y desconexión, combinadas con grandes dosis de cultura y gastronomía de la buena.

Con su carácter medieval, Peñíscola se sitúa en un tómbolo, un accidente geográfico que hace que esta península rocosa sea de una belleza única. Si hasta este pueblo fue elegido para filmar la serie Juego de Tronos gracias al maravilloso Castillo del Papa Luna que la gobierna, y que se encuentra asediado por hermosas playas de aguas cristalinas.

Adéntrate en su precioso casco histórico hasta llegar a su castillo, el cual te fascinará, y en el que tienes unas vistas desde las que podrás sacar fotos espectaculares. Por cierto, pásate a admirar el curioso ‘bufador’, un agujero creado por la erosión del peñón en el que se sitúa Peñíscola y alucina con el espectáculo que brinda cada vez que el mar se adentra en éste. Por cierto, si te gusta la marcha… ¡Aquí también la vas a encontrar!

6- Alcalá del Júcar – Albacete (Castilla la Mancha)

Puente romano de Alcalá del Júcar con el pueblo al fondo y el castillo en lo alto de la montaña.
Los pueblos más bonitos de España – Panorámica de Alcalá del Júcar

Uno de los pueblos más bonitos de España es Alcalá del Júcar. Situado en la provincia de Albacete éste fue declarado conjunto Histórico-Artístico en el año 1982, debido entre otros motivos al grandioso castillo árabe que lo corona en lo más alto de una roca y su atractivo puente romano. Desde luego, este pueblo que forma la hoz del río Júcar es fascinante.

Una de las cosas que más me impresionaron cuando lo vislumbré por primera vez, fue la necesidad de quedarme quieto para poder contemplarlo, ya que impone muchísimo. Una localidad llena de grandes atractivos como la Ermita de San Lorenzo y la Iglesia de San Andrés, además de los citados anteriormente.

Las encantadoras casas excavadas en la montaña de Alcalá del Júcar y sus calles, que hablan de historias de batallas entre musulmanes y cristianos, son una delicia adaptada a un terreno que da fama a su popular arquitectura. No te pierdas las soberbias vistas que hay en la subida hacia el castillo del río o la visita a alguna de las cuevas abiertas al público que hay en el pueblo. ¡Te encantarán!

7- Setenil de las Bodegas – Cádiz (Andalucía)

Casas blancas de Setenil.
Las hermosas casas blancas de Setenil

Los orígenes de este pueblo se remontan a la Prehistoria, cuando los habitantes de por aquel entonces ya aprovechaban las laderas del tajo del río Guadalporcún para asentarse. Cuando visites este pueblo blanco que se encuentra en plena Serranía de Ronda, alucinarás con las estampas únicas de su paisaje urbano fundido con el medio geológico.

Setenil de las Bodegas es un pueblo muy curioso y enormemente bello, ya que está lleno de casas-cueva donde las rocas son parte de éstas. Al encontrarse en un cañón erosionado de un río, los vecinos han aprovechado desde hace milenios la roca, en parte, como paredes y techos de estas casas. Todo es un espectáculo en esta villa que, además, está incluida en la ruta de los Pueblos Blancos de la serranía de Cádiz.

Recorre sus bonitas calles de casas blancas hasta llegar a la calle Cuevas del Sol, una vía que se encuentra a modo de pasadizo bajo la roca. Disfruta allí de un buen vino en alguna de las tabernas y de unas bonitas vistas a orillas del río. Pásate también por la calle Cuevas de Sombra, que posee un decorado natural muy parecido, pero que en verano es más fresca, porque la roca hace de parasol y una rica brisa recorre la calle.

8- Buitrago de Lozoya – Comunidad de Madrid

Las murallas de Buitrago.
Buitrago de Lozoya, el pueblo amurallado – Foto: Carlos Delgado

Cuando uno piensa en viajar o hacer turismo por Madrid lo primero que le viene a la mente es su capital, sin embargo, en su comunidad se encuentran joyas como la ciudad amurallada de Buitrago de Lozoya, en la sierra de Guadarrama. Este es el único pueblo de esta comunidad que ha mantenido completamente el recinto amurallado, construido entre el S.XI y XII.

Si decides visitarlo, pásate por la Plaza de los Caídos, en la que encontrarás la Iglesia de Santa María del S.XIV, que tiene una torre mudéjar y un interior con un techo de artesonado de madera que es fantástico. Delante de ella podrás acceder a la muralla de origen musulmán a través de unas escaleras. Es una pasada porque se puede recorrer un tramo bastante largo, en el que hay distintas réplicas de armas del medievo.

De otro lado, su castillo de estilo gótico-mudéjar es otra de sus maravillas, ya que está provisto de varias torres, un grandioso patio de armas y un foso que servía para proteger la fortaleza. Otra de las cosas curiosas del pueblo es el museo que tiene dedicado a Picasso, en el que disfrutarás de más de 50 obras donadas por un amigo del pintor natural de Buitrago. Desde luego, ¡este pueblo totalmente un viaje al medievo!

9- Frigiliana – Málaga (Andalucía)

Calles de Frigiliana, Málaga.
Las calles blancas de Frigiliana

Situado en el Parque Natural de las Sierras de Almijara, Tejera y Alhama, Frigiliana es, con sus brillantes paredes blancas y bonitas ventanas y puertas de color azul, un hermoso enclave que para muchas personas es sin duda el pueblo más bonito de Andalucía. Un lugar que, según los que tienen el placer de visitarlo, les recuerda a las blancas localidades de las islas griegas o a ciertas zonas de Marruecos, gracias a su histórica herencia con sabor morisco y mudéjar.

Para visitar este pueblo lleno buganvilias y flores por todas partes, piérdete por el laberinto de sus auténticas y empinadas calles adoquinadas, todas ellas en pendiente, y recórrelo desde la parte baja hasta su barrio morisco situado en la zona alta. Desde allí si tienes suerte, y sale un día despejado, igual podrás visualizar la parte norte de África: otra de las maravillas de este pueblo que para muchos tiene un aire marroquí, debido a su pasado y a la decoración de sus calles.

Esta es la Málaga más exótica, la rodeada por un paisaje que enamora a quien se atreve a descubrirla. Una zona que posee azúcar de caña, aguacates, mangos, rico moscatel y un aceite de oliva de una calidad extraordinaria. No te pierdas la Iglesia de San Antonio, el Palacio Renacentista de los Condes de Frigiliana, la Fuente Vieja, el real Expósito y la Capilla del Santo Cristo de la Caña. ¡Y tampoco tomarte un vino acompañado de su buena tapa!

10- Guadalupe – Cáceres (Extremadura)

Guadalupe, uno de los pueblos más bonitos de España.
Fachada del Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe – Foto: Alonso de Mendoza

El 9 de junio de 2018 Guadalupe se ganó merecidamente entrar en la lista de los pueblos más bonitos de España, y no es de extrañar, ya que su Conjunto Histórico-Artístico es Patrimonio de la Humanidad desde 1993. Un honor que sinceramente debería haberse llevado antes, ya que no posee solo belleza, sino que es uno de los pueblos con más historia de este país, debido a los acontecimientos ocurridos en el pasado en el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe.

Este hermoso monasterio, santuario y fortaleza con claras señas de identidad mudéjares, que guarda a la Patrona de Extremadura y Reina de la Hispanidad, la Virgen de Guadalupe, fue testigo de la importantísima audiencia en la que los Reyes Católicos ofrecieron las carabelas al descubridor Cristóbal Colón. Un navegante que en 1493 volvería a la ciudad a dar las gracias por el descubrimiento de América. Otra de las curiosidades, es que aquí se bautizó 3 años más tarde a los indígenas trasladados al viejo continente.

Asimismo, cuando visites esta pequeña villa cacereña, que posee en tan poco espacio tanto patrimonio cultural, no dudes en recorrer tranquilamente sus preciosas calles de arquitectura serrana. Y conocer también sus cinco arcos del medievo, enclavados en sus dos murallas, así como la magnífica la Plaza de Santa María de Guadalupe, la bonita Iglesia barroca de la Santa Trinidad y el Colegio de Infantes. Por cierto, los museos de la localidad guardan obras de Goya, Juan de Flandes y de El Greco, entre otros grandes artistas. Sin duda, son otro de sus atractivos. ¡Te encantará Guadalupe! ¡Un lugar en el que además se come muy bien!

Los pueblos más bonitos de España en el mapa

Ahora que ya conoces los pueblos más bonitos de España me gustaría preguntarte: ¿Estás pensando en visitar algunos de ellos? Por otra parte, ¿incluirías alguno más en la lista? ¡Déjame tu opinión en los comentarios y ayúdame a ampliarla! ¡Un saludo!